PROPAGANDHI + ADRENALIZED + LA ARMADA

La sala Jimmy Jazz de Vitoria-Gasteiz nos brindaba la oportunidad de gozarla el martes 30 de julio. No sabemos si con motivo del comienzo del periodo vacacional de algunos, o la vuelta de éste de otros, pero lo que sí sabíamos los que íbamos a acudir a la cita propuesta, es que se podía liar muy parda. Una tríada de grupazos, que sin duda por separado ya son un lujo, y que juntos podían explosionar la sala; sin duda alguna, así se vaticinada la noche.

El cabeza de cartel Propagandhi, del cual disfrutamos en la última edición del Gasteiz Calling, es de esos grupos que no es fácil ver en una sala, y este simple hecho hacía que la cosa se tornara muy especial. Los que le acompañaban en la velada eran, los donostiarras Adrenalized, a los cuales también pudimos ver en el festival Punk de Vitoria-Gasteiz; y unos caribeños muy especiales, La Armada.

Las puertas abrieron con puntualidad, y el primer grupo no se hizo esperar. A las 20.30, la música latina de Los Hermanos Rosario, nos metía de lleno en la cultura de La Armada, que salían a escena con una fuerza casi tangible; y es que estos dominicanos con base en Chicago, son un mix de brutalidad y energía que se nota desde que pisan las tablas. El escenario estaba a reventar con los amplis y dos baterías, apenas había espacio para estos cinco tipos con acatisia, que a ritmo de "Homan Square", tema escogido para dar comienzo, no dejaban hueco sin pisar, yendo a compás de la batería de Luis Martínez, entre ritmos caribeños ocultos dentro de notas de buen Hardcore. Antes de que sonara "Los Intocables", uno de sus temas en castellano del último trabajo, aprovechaba Jonathan Salazar (guitarra) para darnos las gracias y hablarnos de las similitudes que encuentran entre su cultura y la de los presentes, a los cuales sentían con especial cercanía.

Continuaban el trayecto con "Cucarachas", avisando que no cesan sus ganas con "Unquenchable", dejando caer que esta es "La esencia" del quinteto. Paul Rivera (guitarra) se mostró muy dialogador durante toda la actuación, y también utilizó estas pausas para hacer un apunte sobre problemas perdurables como la xenofobia u homofobia, rematando este hecho junto al bajo de su compañero Alberto Mare, cuando tocaban "The Auction". La dinámica del concierto no mermó ni un momento, prosiguieron con "Human Filth", "De Pendejos y Astutos", y daban por finalizado el concierto con "Ciclo de Automata" y "Complice", y para muestra de complicidad, el vocalista Javier Fernández bajaba a pista para matizar lo que habían transmitido en los 45 minutos que duró el concierto, los cuales les bastaron para mostrar su talento.

Después de la parada, nos esperaba el harcore rápido e incesante de los donostiarras Adrenalized, que para esta ocasión contaban con la baja de Lolo, uno de sus guitarristas.

Venían con algo nuevo bajo el brazo, `Operation Exodus’ ; eran las 21.25 horas. Tras un "The Prophets and the Wise", con el cual nos recordaban por qué son una de las bandas de hardcore melódico más influyentes del territorio nacional, pasaban a un "Set in on Fire" haciéndonos volar la cabeza con la potencia que presenta este tema; por si no teníamos suficiente, "The Story to Believe", que también presenta un ritmo realmente frenético, continuaba con la noche, que por momentos parecía tornarse algo lineal. Dentro de un repertorio de alrededor de 15 canciones, tanto el público como la banda, pusieron todas las ganas en temas como "When the screaming began" o "Tales from the last generation", con el cual daban por finalizado el concierto.

La noche estaba ya calentita, pero faltaba la chispa que explosionaría la sala. Con Propagandhi sobre el escenario, el medio aforo cubierto en Jimmy Jazz pareció ser un Sould Out. La banda demostraba una vez más, que sin duda son una de las referencias del punk más emblemáticas.

El magnético Chris Hannah daba comienzo al show con total actitud, la misma que mostraba Sulynn Hago con la guitarra, el cual ha sido el último en unirse a la banda, pero que a día de hoy, está integrado totalmente. También Jord Samolesky con su baquetas lo daba todo, y estaba en consonancia con Todd Kowalski, que nos contagiaba con su energía.
Aunque basaron el concierto en presentar su último trabajo, ‘Victory Lap’ , incluyendo canciones como “Failed Imagineer”, “Victory Lap” o “Comply/Resist”, el público se entregó realmente en otros temas como "Dear Coach´s Corner", "Anti-Manifesto" o "Tertium non datur", y lo daba todo con los míticos “Failed States”, “Potemkin City Limits” o “Night Letter”. Con esta última, echaban el cierre a la noche, mostrando su agradecimiento a los presentes con total carisma, ni más ni menos que el que caracteriza a los canadienses.

Sin duda muchos firmábamos por tener este tipo de tertulias a mitad de la hebdómada.