DEAD BRONCO + WICKED WIZZARD

Consumación de la gira de Dead Bronco, este era el motivo por el que nos reuníamos en el Kafe Antzokia de Bilbo el viernes 11, una excusa más que razonable para hacerlo sin oscilación. Tras un año de gira, en el cual la banda ha pasado por salas y festivales de casi todo Europa, echan el cierre, y como no, tenía que ser en casa.

 La banda escogida para abrir boca, fue la de los lozanos Wicked Wizzard. Mikel, Unai e Iñigo, mostraban sobre el escenario un fresco, pero impoluto “Stoner Rock”, plagado de matices que dejaban entrever influencias de grandes, como Black Sabbath o Led Zeppelin. En el recinto se apreciaba que el grupo de presentes congregados en primeras filas, eran seguidores de los de Mungia, los cuales se volcaban con mucho esmero para animar la actuación. Los temas escogidos eran todos del único trabajo de los vascos, que veía la luz hace aproximadamente un año; pero postraban la miel en los labios al comienzo abriendo con contenido nuevo; “Give Em Hell", debido seguramente a que están trabajando para sacar algo pronto. La actuación fue desde "The Wizzard" hasta "Rednecks from hell".

 Una breve pausa para refrescarse, que algunos aprovecharon para salir a darle al vicio, y un temazo que sonaba entre tanto...”Azul”; para románticos. No podía dejar pasar este dato, y menos cuando pude ver que a muchos de la sala no se nos escapaba cantarla o tararearla. Fue curioso porque con las luces muy tenues, daba la sensación de que era la intro del show que nos esperaba; pero nada más lejos de la realidad…

 Dead Bronco se presentaban para despedirse, y de paso por qué no, celebrar por todo lo alto que el trabajo que da nombre a la gira, ha sido elegido como MEJOR DISCO NACIONAL AMERICANA/FOLK. Con su ya conocido y autoproclamado “fango americano”, un estilo diferente salido de un mix de géneros como el metal y el punk, que junto con las raíces del creador de la banda, Matt Horan, dan como resultado este invento, el cual nace con la última formación, reestructurada por completo por el cabeza del grupo, que sólo dejó viva la suya, y que buscaba con ello volver a sentir esas ganas de continuar en la carretera. Todo esto ha protagonizado la gira “Driven by frustation”. Las letras de éste, salen de las entrañas, y esto es tanto así, que se percibe claramente en escena. Decir de paso que es una auténtica locura.

Arrancaban con "Death of an Appalachian", tema que también da comienzo al disco, al que seguían otros del mismo; era tras "Driven By Frustration" que introducían su "Stupid Man", mostrando el giro tan radical que ha sufrido la banda, con "Dead Bronco" nos trasladaban a sus orígenes, y "Miss Carriage" nos devolvía a la realidad. Sorprendían con una versión de "Vampira" de Misfits, aquí Matt, imagino que ponía un toque de humor americano, despistando al público presentando un tema de Hank Williams, de 1920. Pero ni mucho menos. En este punto y ya sin camisetas, se despojaban de todo reparo y disfrutaban de lo que quedaba del show; el salto al público por parte de Joel, las subidas de hombre araña de Adán, el brutal estilo de Guille en la batería, o la visión de un Adrián subido en su contrabajo tocando la guitarra…nos hacían llegar el final de este tour, "Lucifer´s The Light" y "Keg Stand" eran las escogidas para el cierre de éste, que sólo espero hayan vivido con esa intensidad buscada, y que ello les motive para continuar. No me cabe duda de que el futuro es de los que arriesgan.

Nessa Teruelo Photo© 2019. Todos los derechos reservados.