Gasteiz Calling 2018

Día luminoso y frío de Octubre y los relojes daban las dieciséis. Me hago eco del comienzo de la novela 1984, y aunque esta crónica, lejos de ser una narrativa ficticia, trata sobre música punk, en parte, como hizo de alguna manera Orwel, los que la componen exponen las lacras de la sociedad y reivindican a su manera un mundo más justo. Parte de ellos tienen ya una cita anual en el Gasteiz Calling de Vitoria, el cual se va consagrando año tras año, como festival estatal punk por excelencia.

Hace unos días se ponía en contacto conmigo un compañero de profesión, me comentaba si estaría interesada en realizar la crónica del festival para Dod Magazine. No me lo pensé, sin duda merecía la pena y me apetecía a partes iguales.

CRÓNICA VIERNES 9/11/18

El Viernes nos encontrábamos como en ediciones pasadas, en el recinto Iradier Arena. Muchas ganas casi palpables de toneladas de punk, hardcore, metalcore,…y demás variantes de este género de los 70.

Inauguraban el festival los bilbaínos Rat-Zinger. Una vez más dando cera con sus letras reivindicativas y una mezcla de estilos, que dan como resultado un carácter único. Su declaración de intenciones extrema, demuestra por qué su lema es “Kaos y destrucción”. Nos Introducían en esta jornada con “Dios salve a Bonnie Big”, de su disco recopilatorio “No habrá piedad para nadie”, por el cual pasaron en varias ocasiones con temas como “9mm” y “Rock n roll para hijos de perra”, dejando hueco para tocar algunas canciones del último álbum, “Santa Calavera”. Se despedían con una para nostálgicos; “Ya no quedan días de gloria”.

También desde Vizcaya, concretamente de Munguía, subían a escena XXL, que hace unos meses volvían a estar en activo tras 20 años de letargo. Mostrando la madurez actual, retoman con fuerza, ganas y, dejando claro que entre ellos existe una química que estalla en el escenario. Se presentaban con “Depression”, con un punk rock de bandas como The Offspring, y con el estilo muy cuidado, el cual acompañaban magistralmente con las segundas voces. No se percibían carencias por ser tres componentes, más bien al contrario. Entre el público contaban con varios fieles que no dudaban en darlo todo con la banda. Su tema “Sick nation” ponía fin al show, como dejando una interrogación en el aire.

XXL. Gasteiz Calling 2018

Desde Israel pudimos disfrutar de Not on Tour; con un Punk arraigado en los 80 y la fantástica voz de su vocalista, Sima Brami, la cual daba un distintivo al festival. Sus letras y los títulos de sus canciones, tales como “Did You Get Enough?”, “Flip”, “Maybe One Day”, “Banks”, “Sick of This Mess”, “Call It Freedom”,.... u “Oded”, son muestra del conflicto que se vive en Israel y en el mundo, la cantante comentaba en una pausa, que era muy difícil no sentir frustración, y mostraba su desagrado enseñando “su dedo vulgar”.

A estas alturas del festival, el ambiente estaba más cargado, la noche ya se hacía evidente y quedaban menos huecos en el recinto. En este punto, los Belgas Nations on fire con un despliegue de simpatía y buen rollo, ponían a todos a dar saltos. David Dutriaux confesaba el afecto que siente por la gente vasca y sus tierras, e insistía con la idea de que sin movilización por parte del pueblo, no hay nada que hacer contra los problemas que padecemos. La banda tiene influencias claras de Slayer, Anthrax, Metallica,...e hizo un despliegue de su repertorio, que aparcado en los 90 no deja de ser de calidad; lo mostró con muchas tablas, pasando de temas como “Flag song” o “Nice song”, a otros más reivindicativos como “Nations on fire”. Cerraban con tres de regalo: “New Hope For A Dead Scene”, “The Line” y su canción más conocida, “Dedication”.

Con pinceladas de Rancid, y al igual que sus predecesores, de Metallica, llegaban desde Birmingham trayendo su punk callejero, los veteranos GBH; se nota su trayectoria y experiencia, aunque Colin Abrahall perdía por momentos la voz, el resto de integrantes suplía con creces estas carencias. El ambiente se notaba más apagado que en el show anterior, pero cuentan con un gran número de seguidores, algunos de ellos locales, que no dudaron en apoyar a la banda mientras ondeaban la Ikurriña (bandera oficial del Pais Vasco).

Dag Nasty tras varias pruebas de sonido fallidas, actuaban en un ensordecedor show, que no dejó disfrutar de la gran voz de Shawn Brown. Terminaban con “Never go back”.

Llegados al ecuador de esta primera jornada, y con las puertas del lugar ya cerradas, era el turno de los Cockney Rejects. Para mí, una de las sorpresas más gratas de la velada junto con sus sucesores en lista. Despliegue de versatilidad y buena onda, traían un halo de la edición pasada por la influencia en ellos de Sham69, de los que ya disfrutamos en 2017. El cantante se movía por el escenario como si de un ring se tratase, con movimientos muy dinámicos. No pudo faltar uno de sus grandes, “Oi Oi Oi”.

Vamos de East End camino de Suecia, que es de dónde vienen REFUSED, personalmente tenía muchísimas ganas de disfrutar de un concierto de ellos. Comenzaron deleitándonos con una combinación magistral de iluminación y sonido, sus sombras, siempre visibles, daban un aire misterioso e intrigante. Mostraron un cover elegante de “Rain in Blood” de Slayer. Destacar su look, muy cuidado y al detalle. A mí parecer, no defraudaron y fueron un deleite a todos los niveles.

Representantes locales cómo S.A. (Soziedad Alkoholika) son imprescindibles en el festival. Mostraron muchas ganas y fuerza, partiendo de un mítico repertorio donde no faltaron temazos como “S.H.A.K.T.A.L.E”, la cual dedicaron a Casado, daban un punto de actualidad a la noche. El escenario literalmente echaba fuego con los de Gasteiz, el juego de luces y humo fue todo un acierto. Son buenos allá donde vayan, pero lo que mostraron el viernes jugando en casa, está a otro nivel. Pusieron todo el corazón en el show y se ganaron a los presentes. No faltaron “Ratas” y “Nos vimos en Berlín”, con la que nos dejaban hasta la próxima.

Suicidal Tendencies presentaban disco este año, “STill Cyco Punk After All Years”, una casi completa re-edición del álbum debut en solitario de Mike Muir (el cual mostraba un aspecto muy mejorado) “Lost My Brain”. En Gasteiz Calling fueron en su línea habitual, partiendo de la escena que les caracteriza en la que todo vale. Con su crossover thrass, sin parar ni un momento y con muchos cambios visuales, el pabellón parecía quebrar cuando tocaron el clásico “You can´t bring me down”. Comentar que el bajo sonaba de otro mundo, formando un equipo ganador con Lombardo a la batería. Era el momento, la velada tocaba a su fin; varias personas acabaron subiendo al escenario con el grupo, que acabó lleno completamente. Y así terminaba el primer día, sin saberse si era el escenario la pista, o la pista el escenario.




CRÓNICA SÁBADO 10/11/18

El sábado llegábamos al Iradier Arena a primera hora, había bastante más gente que el día anterior; con algo más de 6000 personas en la primera jornada, no sabía lo que nos esperaba. El viernes tuvieron que regular la entrada a la zona de pista los encargados de seguridad, y a cierta hora prohibían el acceso a ésta teniendo en cuenta el aforo, con el consiguiente descontento por parte de algunas personas.

Daban por inaugurada esta jornada los donostiarras ADRENALIZED. Un hardcore rápido que metió en el lío a los asistentes, acompañado con una evidente mejora en cuanto al sonido respecto al día anterior. Este detalle a mí, me hacía comenzar con una gran actitud ante lo que se nos venía encima. Tocaron varios temas de su repertorio, comenzando con “The prohphets and the wise”, al que siguieron “Walls of ignorance”, “Crawling in the ashes”, y dando paso a los siguientes, con “Tales from the last generation”.

Los parisinos LION´S LAW daban rienda suelta a sus ideales a través de un punk Oi! impecable. Se percibía cada instrumento junto a la voz en un fantástico equilibrio. “Our generation” fue el tema escogido para ponernos en canción, un homenaje al estilo con “Sons of oi”, y ponían fin a su actuación con su éxito, “For my clan”. Muy agradecidos de estar la segunda jornada del festival, el vocalista no dudaba en dar las gracias con un “merci” cuando tenía ocasión.

Llegaban DEAD TO ME, los californianos, con su vocalista y bajista hablando mejicano, y con un estilo muy Ramones a la hora de tocar, entretuvieron al público durante el show con su buen hacer y con un punk rock muy limpio, de la mano de sencillos como “Don’t wanna”.

BAD CO.PROJECT prometían, vienen de Berlin con una estética muy variada y diferente por parte de cada integrante. Hubo un momento de confusión, el guitarrista tuvo algún pequeño percance con los pedales, bien podía haberle pasado en ese momento en que sonaba “Crisis Identity”, cover de la banda pro cultura underground de los 90, Oxymoron, de la cual versionan varios temas más. Por lo demás, todo seguía en la línea de esta jornada en cuanto al sonido.  

En el meridiano, con la misma cantidad de gente que el día anterior, llegan los STREET DOGS, personalmente ansiaba disfrutar de este concierto, el ex vocalista de DROPHICK MURPHYS es un fiera en escena, el grupo destacó entre los demás con maestría, Mike McColgan tiene muchas tablas y tuvo al público a su merced durante todo el show. Pogos y más pogos, protagonizaron su espectáculo. Pudimos disfrutar de algunas canciones de su último disco, “Stand for something or die for nothing”.

Ya con los presentes altamente motivados, entran THE BOYS. Ellos traen desde Londres el punk de comienzos de los 70, el clásico, el de grupazos pioneros como Sex Pistols y The Clash. Un lujazo de banda, mucho nivel e impecable directo. El público se venía arriba cuando tocaban su mítico “First Time”, el tema de 1977 que versionaba en su día el grupo alavés la Polla Records, con “El avestruz”. Repasaron su carrera con temas como “Here it is”, “You can’t hurt a memory” y “Do the contract”. Y el punto final lo ponía su “Sick on you”.

La representación local del sábado la traía SEGIS (Segismundo Toxicómano), con un despliegue de medios visuales que llenaba el escenario, resucitaron los pogos e incluyeron al público durante todo el show. Tres años han tardado en venir y poner a todos a dar saltos con grandes temas como “Contra el muro” y “Por ti”. Tuvieron tiempo para recordar a esas madres, tan importantes para todos, y terminaban con la mítica, “Las drogas”

Hard Rock de la mano de PROPAGANDHI, grandes músicos canadienses, a nivel personal muy concienciados con el entorno que nos rodea. Estos veganos pro animales, presentaban un show muy limpio, con muchos matices en sus cambios de ritmo, que me recordaban entre muchos, al grupo “Dream theater”.

Los establecidos como una de las bandas hardcore más mezquinas del punk, AGNOSTIC FRONT, nos introducían en su mundo a través de la música de Ennio Morricone y su BSO de “El bueno, el feo y el malo”. Entre su repertorio, no pudo faltar un poco de toque hispano, lo traía desde Cuba Roger Miret con “A mi manera” y, se metían al público en el bolsillo con una versión de “Blitzkrieg Bop”, de Ramones.

El colofón final, los más esperados de estos dos intensos días, los NOFX, salían a escena. Fat Mike y su comedia, mezclada con una verborrea habitual en éste, llegaban en un momento en el que se podía percibir el cansancio, la gente iba por un lado y ellos por otro, pero eso no restó calidad a su directo, lleno de matices y versatilidad, hubo hueco para esos momentos de ida de olla característicos de los californianos. Y así  clausuraban la cuarta edición del Gasteiz Calling.

 ¡Nos vemos en la próxima!

Nessa Teruelo Photo© 2018. Todos los derechos reservados.

Crónica y fotos en Dod Magazine

Eskerrik asko - Gracias - Thank You - Gàcies - Merci - Danke - Obrigado Oso asteburu bizia eta ederra izan da. Benetan mila mila esker 2018ko Gasteiz Callinga ikaragarria izatea posible egin duzuen guztioi, zuek gabe ez litzateke posible izango.