El Reno Renardo - Gira 11 Aniversario

Risas aseguradas, no teníamos duda, el Reno Renardo nos introducía en su mundo chanante, con un montaje bizarro a base de videos de canciones antiguas, rarezas y frikadas varias....

 

Siguieron con un renomix de intros acabando con el que da entrada a su último disco: Meriendacena con Satán.

Así comenzaba el festejo de su 11 aniversario.

Y empieza el concierto, con su clásico “Cipote Ancho” la gente comenzaba a venirse arriba desde el principio, y ya cantaban con ganas. Después, su tema “No quiero ir al Gym” calentaba un poco más el ambiente y el homónimo de su disco de 2016, Merienda Medieval, terminaba de encender la mecha.

Deleitaron al entregado público con “Vinagre”, “Ctrl-Alt-Sup”, “Señoras”, “Fiesta Palangana” y con su “No hay huevos”, la sala Jimmy Jazz llegó a vibrar con el buen sonido de los Reno y, los gritos de la gente. “La Navaja”, “Tu Hámster” y de forma muy épica, haciendo un guiño a Juego de Tronos, dieron paso a los “Orcos de Mordor”.

Sorprendieron a lo grande, con una dedicatoria a Vitoria y sus míticos patatales, el Joker, el Troner, el Boulevard; la cuestión era, según decían, pribar en la ciudad; versionaban un tema de Sabaton y, le daban un toque “a lo Reno”.

No había duda de que el ambiente, era inmejorable a estas alturas del show, pero salió un langostino para bailar a ritmo de “El Bogavante” y se notó que aún quedaban ganas de más. “El punto final” vino con “Camino Moria”, todos cantaban su estribillo: “Voyyy camiiiiino Moriaaaaaa...” momentazo brutal.

En este punto, se despedían de Gasteiz, y los concregados, no contentos, imploraban un tema más, gritando: “beste bat”, los Reno volvían para tocar, no sólo uno, si no dos pepinazos más. “Chicken es pollo” y “Crecí en los 80”; además, pudimos disfrutar de un baile de nuestro amigo Renardo. Ahora sí que sabíamos que se acababa, había que echar el resto.

Y así cerraban su comienzo de gira, y demostraban, que son la mejor banda de freakmetal nacional y parte del extranjero. No puedo terminar esta crónica, sin aludir también, el buen rollo que demuestran tener entre ellos y, que si como artistas son fantásticos, como personas tienen una calidad aún mayor.

Nessa Teruelo Photo© 2018 Todos los derechos reservados.